No hay estrellas suficientes. Lo mejor de lo mejor el trato, la cercanía y sobre todo la humildad.